más
menos

Prólogo

La Madre Julia y nuestra Familia espiritual han experimentado muchas veces la bondad y sabiduría con que Dios guía. En el Libro de los Salmos leemos: «El plan del Señor subsiste para siempre, los proyectos de su corazón por todas las edades» (Sal 33,11). A continuación narramos algunos acontecimientos de la historia de Dios con nuestra Fundadora y con nuestra Familia espiritual. .

En la tarea que el Señor te está confiando ahora, Él te está presente. Madre Julia

1910 – La infancia

Julia nació el 11 de noviembre de 1910 en Geluwe (Diócesis de Brujas, Bélgica), como décima de once hijos. En 1917, durante la Primera Guerra Mundial (1914 - 1918), la familia tuvo que dejar Geluwe, regresando en 1920. A partir de los 14 años, Julia trabajó con diferentes familias en Bélgica y Francia.

He recibido mi formación en tiempos de guerra. Dios no necesita nada de lo que el mundo necesita para formar a una persona. Él sabe lo que da y lo que quita. Madre Julia

1925/1926 – San Pablo

Escuchando la Palabra de Dios durante la santa Misa, Julia se sintió profundamente removida por la persona y por las palabras de san Pablo.

«Vendrá un tiempo en el que los hombres no soportarán la sana doctrina» (2 Tim 4, 3). Me sentí muy impresionada por estas palabras de san Pablo. Este texto fue como una llamada de la providencia de Dios para toda mi vida. Esta fue la primera semilla del Carisma de “La Obra”. Madre Julia

1929 – Entrega

La película «Rey de reyes» (The King of Kings, 1927), sobre la vida de Jesús, dejó una profunda impresión en el alma de Julia. En ese mismo año, a causa de una caída por la escalera de la casa, comenzó para ella un tiempo de sufrimiento. Más tarde, Julia, acordándose de la representación del sufrimiento de Jesús en esa película, escribió:

En aquel instante me entregué completamente a Dios. Madre Julia

1934 – La Santa Alianza

En la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, Julia tuvo la gracia de una experiencia profunda del Señor coronado de espinas. Respondió a la llamada de Cristo con un decidido sí.

El «Sí» que di entonces al Señor fue como una Santa Alianza con el Corazón divino y humano de Jesús. Madre Julia

1938 – La fundación

El Padre Cyrill Hillewaere, director espiritual de Julia, reconoció la acción de Dios en Julia. El 18 de enero respondió también él a la misma llamada, poniéndose a disposición de "La Obra”. Este día viene considerado como el día de la fundación de "La Obra”.

Desde el 18 de enero de 1938 el Señor me ha elegido a mí y a otros para vivir la Unidad en una Familia, para hacer nuestra su vida y su oración, y para trabajar por Él y con Él por esa Unidad. Madre Julia

1941 – El futuro en las manos de Dios

El 16 de julio, fiesta de Nuestra Señora del Monte Carmelo, Julia dejó su casa paterna poniéndose bajo la protección de María, la Madre de Dios, para poder seguir con libertad interior la vocación de Dios.

María me ayudó a hacer la voluntad de Dios durante los años de guerra. El futuro solo lo conocía Dios. Madre Julia

1947 – Vida en Comunidad

La vida comunitaria de las primeras hermanas junto a la Madre Julia se desarrolló en la ciudad de San Nicolás de Flandes y poco después en Bruselas. En 1950, la joven comunidad se hizo cargo de un convento vacío en Villers-Notre-Dame (Diócesis de Tournai). Poco después surgieron otras casas en Bélgica.

Madre Julia era muy sencilla y auténtica, estaba muy cerca de todos. Era cordial, serena. Existía un auténtico vínculo familiar sin que hubiese una falsa familiaridad. Testimonio de una Hermana sobre la Madre Julia

1959 – Primer reconocimiento eclesiástico

La comunidad recibió el primer reconocimiento eclesiástico como “Pía Unión” por Mons. Charles-Marie Himmer, Obispo de la Diócesis de Tournai, en la Región Valona (Bélgica).

Jesús sabe cuánto deseo que "La Obra” arraigue firmemente en la Iglesia. Madre Julia

1964 – La expansión

La primera casa de "La Obra” fuera de Bélgica nació en Innsbruck (Austria). La expansión a los distintos países fue acompañada de alegría y confianza en la fe, pero también de esfuerzos y dificultades.

Lo que el Señor permite está bien. Siento y confío en que el Señor verdaderamente tomará con fuerza en sus manos la dirección de "La Obra”. Madre Julia

1970 – El desarrollo futuro

La Madre Julia pasó la dirección a manos más jóvenes. Se desarrollaron nuevas formas de pertenencia: sacerdotes diocesanos, familias, viudos y solteros se unieron a "La Obra”.

Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor. 1 Co 12,4-5

1986 – La comunidad sacerdotal

Mons. Bruno Wechner erigió la comunidad sacerdotal de "La Obra” en su Diócesis de Feldkirch (Austria). Dos años más tarde comenzó la formación de los sacerdotes de "La Obra” en Roma.

La Complementariedad de la Comunidad Sacerdotal y la Comunidad de las Hermanas es una misión esencial de "La Obra” en este tiempo. Madre Julia

1997 – Fallecimiento

El 29 de agosto la Madre Julia terminó su peregrinación terrena de fe y regresó a la casa celeste del Padre. Su lugar de reposo se encuentra en la Iglesia del Monasterio de Thalbach, en Bregenz (Austria).

Le ha complacido a Dios elegirme, según su voluntad, para ser un instrumento de su “Obra”. Yo no he fundado nada. Desde que Jesucristo ha fundado la Santa Iglesia todo está fundado. Solo se necesitan hombres que vivan profundamente esta fundación. Madre Julia

1999 – Una Nueva Forma de Vida consagrada

El 11 de junio de 1999 "La Obra” recibe la aprobación eclesiástica en la Diócesis de Roma, como Nueva Forma de Vida Consagrada. La Exhortación Apostólica Postsinodal "Vita consecrata" (1996) dice:

La perenne juventud de la Iglesia continúa manifestándose también hoy: en los últimos decenios han surgido nuevas o renovadas formas de vida consagrada.

libro Madre Julia

A los que quieran conocer mejor a la Madre Julia y el origen de la Familia espiritual “La Obra” le recomendamos el libro sobre la vida de la Madre Julia. (Título original “Sie liebte die Kirche”, traducido hasta ahora al inglés, francés, italiano, holandés, esloveno y húngaro).
 
Formulario para encargar:  "Sie liebte die Kirche". Mutter Julia Verhaeghe und die Anfänge der geistlichen Familie „Das Werk“, Eigenverlag 2005.

2001 – Aprobación pontificia

"La Obra” recibe la aprobación pontificia como “Familia de Vida Consagrada”. El Papa Juan Pablo II dirigió un mensaje a "La Obra”. El Cardenal Joseph Ratzinger celebró una santa Misa de agradecimiento y predicó una homilía.

Tengo a Roma delante de los ojos. El Santo Padre tiene que dar su bendición sobre la “Obra”. Pienso que puedo pedírselo a Jesús y aspirar a obtenerlo. Madre Julia (1939)